5 lecciones que me llevo de la venta de Figma a Adobe por $20 billones

¡Bienvenido al boletín diario de expertos en negocios! Cada día, nuestros expertos te brindarán consejos y estrategias para mejorar su negocio y alcanzar el éxito. No te pierdas ninguna actualización importante y mantente al día con artículos relevantes del mundo empresarial, ¡suscríbete hoy!


El 15 de setiembre Dylan Field, Co-fundador y CEO de Figma anunció un acuerdo que sacudió el ecosistema de startups en el mundo: su empresa era adquirida por Adobe a $20 mil millones. Aquí les dejo algunas lecciones que pueden ayudarte a emprender un nuevo negocio.

La mejor etapa para emprender

El 2012, Dylan Field renunció a la Universidad de Brown donde estaba estudiando ciencias de la computación y matemáticas para emprender en Figma. En su corta experiencia, ya venía de trabajos importantes como en Flipboard o Linkedin. Como parte del grupo de ciencias informáticas de Brown, conoció a Evan Wallace.

Wallace pasó el verano como becario en Pixar y construyó un algoritmo que representaba una pelota que se balanceaba en una piscina 3D. Sabía que tenía que asociarse con él para crear este gran proyecto.

Proyecto de Wallace en Pixar

“Formarse en el uso de Photoshop es un proceso largo y difícil”, dijo Field en una presentación de la beca Thiel de 2012. Esta beca es de nada más ni nada menos que de Peter Thiel, cofundador de Paypal, inversionista y autor del Best-seller “Zero to One”. Se especula que recibieron un premio de $100,000 para emprender en un negocio que ofrecía “herramientas creativas sencillas en el navegador”. La idea de Figma estaba en pañales.

¿Quién diría que 10 años después se convertiría en billonario? (Le pagaron el 50% en cash y el otro 50% en acciones de Adobe)

Considero que para emprender no hay una edad específica. Sin embargo, en la medida que más edad tienes, más responsabilidades empezarás a asumir y, por ende, tu aversión al riesgo incrementará. Cuando uno es joven, es un buen momento para emprender porque no tienes mucho qué perder como pasó con Dylan.

Crea un producto que tú usarías

Dylan era fan de Google Docs para hacer las tareas de la universidad en tiempo real y de forma colaborativa. El mundo se estaba moviendo de lo físico a lo digital:

  • Textos – Google Docs
  • Código – Github
  • Videos – Youtube
  • Diseño – ¿?

Él tenía una necesidad y una proyección futura y era que lo mismo ocurriría con el diseño. Adobe estaba construyendo una experiencia de software muy individualista. Si quieres cambiar un ícono tienes que buscar el diseño, descargarlo, comprobar los comentarios del correo, editarlo, exportarlo y, finalmente, subirlo. Era una fricción muy grande para un resultado tan simple.

La mejor forma de empezar un negocio es resolviendo un problema que tienes en el día a día y averiguar cómo hacerlo escalable.

Elige bien tus batallas

La adopción de la tecnología se mueve más rápido en el tiempo que las organizaciones grandes. Esa diferencia de adopción abre oportunidades digitales que pueden ser aprovechadas por pequeños jugadores.

Figma aprovechó la lenta adopción de Adobe con respecto al diseño de interacción en tiempo real, no en cualquier otro tipo de producción creativa. Desde el comienzo supieron elegir sus batallas y no abordaron todo lo que hacía Adobe. Eso fue inteligente.

Si te concentras en tus debilidades, la curva de aprendizaje puede ser muy larga y te pierdas oportunidades únicas.

Conoce tus fortalezas y llévalas hasta la última milla.

La mayor diferencia entre el éxito y el fracaso

Lo único que separa el fracaso del éxito es la acción

Dylan renunció a la universidad de Brown para emprender con $100,000 que consiguió de una beca de Peter Thiel. Estuvo 2 años experimentando con distintos negocios fallidos como un software para drones o un generador de memes.

Dylan Field, a sus 23 años

La mayoría de personas que suele fantasear con ideas de negocios, simplemente nunca empiezan. La única forma de entrar en el juego, es dando los primeros pasos. Solo así tienes la chance de ganar.

En ese sentido, no existe el éxito de la noche a la mañana. Hay que pasar tiempo en las trincheras (en el caso de Figma, 3 años) para empezar a ver algo de luz.

El propósito de un negocio te hace único e irrepetible

Figma empezó con una sola misión: convertir el diseño en un juego multijugador y hacerlo accesible para todos. La colaboración ha sido parte del ADN de esta startup. La capacidad de enfocarse en ese propósito se ve reflejada en su rápido crecimiento.

Cuando uno empieza un negocio debe enfocarse en penetrar el mercado actual con el producto o servicio que sabe que resuelve un problema o necesidad. No quemes etapas al momento de crecer. A veces, por querer diversificar antes de tiempo, expandirte a otro mercado o aumentar el portafolio de productos, terminas descuidando ese mirada enfocada que te va a permitir crecer aceleradamente.

Foco, foco y más foco.

Si te gustó esta publicación, no dejes de compartir aquí☺️

Compartir en: