Choosy: apostar por la propuesta de valor inicial

choosy

Bienvenido a nuestro boletín de casos de estudio, donde descubrirás los casos más inspiradores de diferentes campos y sectores. Aprenderás cómo se resolvieron desafíos importantes y se lograron grandes éxitos Prepárate para explorar nuevos horizontes y descubrir historias impactantes y enseñanzas útiles.


Ayer se conmemoró un año más del Día Internacional de la Mujer. Lanzamos un artículo como especial del día en el que destacamos a mujeres que se han hecho multimillonarias por sí mismas. Hoy, hablaremos sobre el éxito de Choosy, el emprendimiento de Jessie Zeng, una innovadora en el mundo de la moda.

La historia

Jessie Zeng comenzó en el mundo de la moda con un blog como pasatiempo. El siguiente paso importante fue abrir su empresa de ropa “Shop The Creative” a inicios de 2017. Construyó un sitio web en el que publicaba diseños inspirados en lo que ella veía en las calles. Aprovechaba a su público en Instagram y mandó a fabricar en China los diseños que tenían mejor acogida (HBR).

Para continuar leyendo debes ser suscriptor premium en nuestra web:

Jessie Zeng

Cuando la inspiración se acababa, surgió la necesidad de automatizar el proceso de búsqueda. Es ahí que Zeng se asocia con una excompañera de trabajo, Sharon Qian. Crearon un algoritmo que buscaba imágenes por Instagram con el mayor número de reacciones y comentarios (HBR). El algoritmo se centraba en buscar imágenes con comentarios como “¿Dónde puedo comprar eso?” o “Necesito ese vestido” (Fashion United). En 2018, “Shop The Creative” pasó a llamarse Choosy (HBR).

El reto

Choosy se enfrentó al dilema de cambiar su línea creativa para llegar a un mercado más amplio. Tenían que elegir entre producir moda más barata y rápida o moda basada en celebridades (HBR).

Las fundadoras detectaron que terminaban diseñando ropa basada siempre en atuendos de celebridades e influencers. Ganaron reconocimiento por tener moda inspirada en celebridades con estilos únicos y llamativos. Sin embargo, llegaron a un punto en el que clientes recurrentes les demandaban productos más adecuados para el uso diario (HBR).

La estrategia

En setiembre de 2018, las fundadoras de Choosy se plantearon dos opciones:

  • Mantener el rubro y construir una marca de piezas únicas inspiradas en celebridades. Con el riesgo de que los clientes no se arriesguen por comprar productos que no pueden usarlos de forma habitual (HBR).
  • Centrarse en vender estilos cotidianos de moda y centrarse en ser una marca de moda rápida como Fashion Nova o Boohoo. Aunque, esto significaba distanciar a Choosy de su propuesta de valor inicial. (HBR).

Choosy decidió arriesgarse y continuar con su enfoque inicial de prendas únicas inspiradas en celebridades (Forbes).

Los resultados

  • En el 2019 la compañía llegó a US$ 6 millones en ventas gracias a una estrategia renovada en torno al inventario y la producción (Glossy).
  • En 2020, logró un deal con la tienda virtual Verishop. Esta asociación permite que la marca llegue a un público millenial y de la generación Z. Además, Verishop adquiere derechos para utilizar datos recopilados por Choosy (Forbes).
  • También en 2020 una prenda causo furor teniendo hasta 17 veces una reposición de stock. Incluso llegaron a tener la aprobación de la actriz Sophie Turner. El Crosby St. Dress vendió más de 12,000 unidades por un valor de 75 dólares cada una (Bustle).
  • Además, la compañía ha logrado recaudar US$ 12 millones en 4 rondas de levantamiento de capital (Crunchbase).

El aprendizaje

Un aprendizaje importante que se puede extraer de este caso de estudio es la importancia de mantenerse fiel a la propuesta de valor inicial de una marca, aun cuando se enfrenta a la necesidad de adaptarse a las demandas del mercado y expandirse. En el caso de Choosy, aunque se enfrentaron a la disyuntiva de cambiar su línea creativa para llegar a un mercado más amplio, decidieron seguir apostando por su enfoque inicial de prendas únicas inspiradas en celebridades.

Compartir en: