¿Es mejor poner varias empresas o enfocarte solo en una?

¿De qué hablaremos hoy?

  1. ¿Por qué poner múltiples empresas?
  2. ¿Y si pierdo el foco?
  3. ¿Cómo lo aplico a mi propia vida?
  4. Conclusión

¿Por qué poner múltiples empresas?

El 2018, existían 1426 multimillonarios en el mundo. De esos 1426, unos 960 empezaron desde cero y sacaron sus negocios adelante. Y, curiosamente, 86.4% de esos 960 (830 multimillonarios) se hicieron a sí mismos con múltiples negocios.

Como se define a sí mismo el gran Sam Zell:

“Chairman of everything and the CEO of nothing”

Bien saben que emprender es un camino de muchísimo riesgo. Hay un 10% de posibilidades que tu propio negocio llegue al primer año de vida. En ese sentido, si es que 9 de cada 10 proyectos va a fallar, lo lógico sería intentar por lo menos unas 10 veces hasta que te funcione.

Esto, además, está alineado con la filosofía de inversión que siempre nos han enseñado, pero a veces, no aplicamos: Es mejor tener los huevos en varias canastas, que todos los huevos en una sola.

Por otro lado, crear nuevos proyectos es propia de quiénes somos. El ser humano busca y necesita la novedad. Lo nuevo nos hace felices y lo rutinario y sin sentido nos opaca.

¿Y si pierdo el foco?

Es algo casi obvio decir que cuando haces varias cosas a la vez, no terminas de finalizarlas todas o no las haces bien. Dice el dicho:

“El que mucho abarca poco aprieta”

El libro de Gary Keller, One Thing me transformó la forma de trabajar y liderar mis propios proyectos.

La tesis fundamental de este libro es que la clave del éxito es concentrarse en una sola tarea. Dar prioridad a un área específica de nuestra vida nos permite simplificar lo que tenemos que hacer y lograr resultados extraordinarios.

Pareciera que este libro se opone totalmente a crear múltiples empresas o proyectos, no obstante, creo que ambas teorías son válidas y se complementan entre sí. El desafío se encuentra en la forma en que llegamos a crear estas múltiples empresas.

De hecho, en el libro, Gary Keller resalta el efecto dominó. Una pieza puede derribar a otra 50% más grande que ella.

Photo by Bradyn Trollip on Unsplash

Habiendo leído a profundidad varias posturas, mi creencia es una síntesis de ambas:

En un principio céntrate en un negocio y ponle todo el foco posible. El éxito de ese enfoque te servirá como una palanca para explorar nuevas y diversas oportunidades de negocio.

Parafraseando a Naval:

“Trabaja como un león. La cultura laboral de 9 am a 5 pm es un remanente de la era industrial. La mayoría de las personas no están programadas para trabajar 8 horas al día. Si trabajamos más horas, hacemos menos. Si tu objetivo es hacer un trabajo inspirado y creativo, tienes que trabajar como un león”

  1. Espera: Observa y analiza con un talante frío y objetivo si es que existe una oportunidad
  2. Toma un pique (Sprint): Una vez identificada, enfócate y trabaja intensamente en esa solución en un periodo corto de tiempo
  3. Come, descansa y repite

Una vez construyas tu primera pieza de dominó busca la siguiente más grande. Mucha gente recomienda tener muchas fuentes de ingreso y estoy de acuerdo. Pero me parece más importante que estén conectadas a que sean muchas. Si están conectadas, el efecto dominó es inminente: El esfuerzo va disminuyendo y el impacto va creciendo

¿Cómo lo aplico a mi propia vida?

Para los que no me conocen, actualmente cuento con 4 proyectos importantes:

  1. Kambista, la primera casa de cambio online en Perú que te permite cambiar dólares de manera segura y al mismo precio de la calle
  2. Creador de contenido de negocios. Aquí las fuentes de ingresos que tengo son la publicidad, talleres, conferencias y asesorías
  3. Tiendada, un SaaS (Software as a Service) que les permite a emprendedores crear su propia tienda online y crecer sus negocios
  4. Flip, un fondo mutuo digital que te permite invertir tu dinero en el extranjero de forma sencilla, segura y con rendimientos adaptados a tu perfil de riesgo (A pocos días de su lanzamiento)

Considero que cada proyecto fue una pieza de dominó distinta, pero que están entrelazadas entre sí.

Hace 5 años empecé Kambista con mis socios. Gracias a centrar todos nuestros esfuerzos en hacer este emprendimiento realidad y a hacer sacrificios importantes, hemos hecho un negocio muy saludable: un equipo de más de 50 personas muy talentosas, una empresa rentable desde el primer año de operaciones, un crecimiento de doble dígito cada año, con cero deudas, liderazgo en el mercado, etc.

Este primer dominó me permitió crear el siguiente: compartir contenido de valor para emprendedores a través de mis redes sociales. Al tener una esfera de confianza con una comunidad grande de emprendedores, me permitió encontrar algunos problemas que podían solucionarse a través de la tecnología. Es ahí donde encuentro a un grupo de cofundadoras espectacular que tenía un Software para hacer que los emprendedores no tengan excusa para no vender online: Tiendada. Decido invertir dinero y tiempo en este proyecto por lo alineado que estaba con la comunidad que había construido.

Sobre esta misma audiencia, otros de los insights que encontré es que las personas no tienen idea qué hacer con su dinero y necesitan sentir que esos ahorros están generando más dinero. Es por eso que decidimos aprovechar la confianza ya obtenida de Kambista y su tecnología para poder convertir un fondo mutuo tradicional en una plataforma que les permita a las personas invertir desde su celular. Este proyecto se llama Flip y está a pocos días de su lanzamiento. Si deseas registrarte para enterarte de su lanzamiento puedes entrar aquí

Ahora viene la pregunta difícil: ¿Cómo manejas tantos proyectos? ¿Con qué tiempo?

Tengo 3 consejos principales

Arranca, acelera intensamente y aprende: Al comienzo toca hacer el trabajo duro y pagar el derecho de piso. Ese trabajo intenso inicial aprovéchalo para aprender todo lo posible. Cuanto más enfocado estés, mejor. Después, cuando encuentres otra oportunidad de negocio, el esfuerzo se reducirá significativamente y el impacto aumentará

Comienza a contemplar cómo convertirte en arquero, no en la flecha: El primer colaborador no debe ser tu asistente. Normalmente, en cualquier empresa debes tener un COO o un Jefe de Gabinete haciendo una analogía política. Contrata a una persona clave que te permita empujar la estrategia alineada a la visión del negocio. Como diría Tom Murphy: “No contrates a un perro y trates de ladrar”.

Photo by Vince Fleming on Unsplash

Ten métricas extremadamente simples: Todos sabemos que lo que se mide se gestiona, sin embargo, el dilema está en qué cosas mides y cómo lo gestionas. Identifica cuáles son esas métricas más importantes de tu negocio y aprende a gestionar y optimizar de manera descentralizada esos resultados. Si quieres profundizar sobre esto, te dejo un artículo que escribí sobre cómo liderar una empresa con éxito

Conclusión

El camino de emprender se trata de analizar la oportunidad, construir una solución de manera enfocada, aprender cuáles son las flechas claves para delegar, apalancarte de lo ya construido y crear un efecto dominó que cada vez tumbe piezas más grandes con el mínimo esfuerzo.

Compartir en: