4 day week: no esperes que llegue para ser feliz

El sueño de muchos colaboradores es que se reduzca la jornada laboral a 4 días (4 day week). Es típico escuchar “con un trabajo así sería feliz”, pero ¿realmente es la solución? En caso sí, ¿cuáles son las posibilidades de trabajar en una empresa con esa política? ¿Qué tan frustrado/a me sentiré en caso no lo consiga? A pesar de que un 19% de empresas en el Perú piensan implementarlo en los próximos dos años, aún queda un camino largo para que sea una realidad para la mayoría de colaboradores.

4 day week: Pruebas piloto en Perú estarían cerca

4 day week global

4 day week global

Pese a ello, puedes quedarte tranquilo/a porque no necesitas menos días de trabajo (4 day week) para ser feliz. El truco está en enfocarte en aquellos aspectos que alimentan tu felicidad en tu puesto o empresa. ¿Cuáles son? Aquí te cuento en qué podrías enfocarte o implementar en la empresa donde trabajas:

Claridad en tu rol

Es clave que los colaboradores sepan el “por qué” están trabajando para asegurar su satisfacción. Entender cómo sus tareas y funciones responden aún propósito mayor es un factor que aprecia mucha las nuevas generaciones, en especial la millenial. Métodos como la gestión por OKRs (Objetives and Key results) son apropiados debido a que no se centran en el indicador propiamente, sino en el impacto que tiene esté en las personas, ya sean clientes o colaboradores.

Esto también promueve el trabajo colaborativo entre equipos debido a que muestra cómo la función de cada miembro aporta al éxito de la compañía. Entonces, invertir tiempo en comunicar o conocer cuál es tu rol y qué objetivos debe cumplir, te ayudará a asegurar que tus tareas no se interpreten como tediosas o desagradables, afectando tu estado de ánimo de forma negativa.

Confianza en el equipo

Puedes contar con un jefe que te brinde flexibilidad con tus horarios o que te deje muy clara las metas a alcanzar, pero si no hay confianza de por medio te aseguro que será muy difícil asegurar la felicidad del colaborador. Una vez que ya hay claridad sobre el rol, lo que sigue es confiar en que realizará bien las funciones.

La confianza en clave para los equipos, en especial los creativos, porque al trabajar en espacios de diálogo y pregunten libremente, se comparten ideas que se convierten en soluciones para los requerimientos de las empresas. Además, le permite al colaborador sentirte apreciado, capaz de manejar sus horarios y poner a pruebas sus conocimientos, habilidades o ambas.

Entonces, si tienes pensado usar o implementar el trabajo remoto u otro beneficio, antes es importante identificar si hay confianza en el equipo al que perteneces para que esto no se vuelva motivo de desacuerdos. Por otro lado, claramente, una vez brindada la confianza, hay que alimentarla mediante el cumplimiento de las tareas y funciones en el tiempo y forma acordada.

Invierte en desarrollo

Un aspecto en común interesante entre ambos factores mencionados, es que no requiere de gran presupuesto, ya que son comportamientos a alinear. Algo aún más interesante, es que este tercer factor tampoco lo necesita.

A pesar de que lo ideal es invertir en el desarrollo de tu equipo, existen otras opciones que podrán cubrir tu expectativa laboral o la de tu equipo. Lo importante es transmitir la sensación de progreso y aprendizaje, siendo esta una de las acciones que más impacta en la felicidad de los trabajadores.

Hay muchas opciones para lograr esto: desde comunicar buenas prácticas o resultados, hasta brindar retroalimentación en pequeñas conversaciones de pasillo. Entonces, cuando hablamos de invertir en desarrollo, hacemos hincapié en el tiempo que se destina en acompañar al colaborador en su progreso.

Luego que has podido crear hábitos con tu equipo para promover la felicidad, las demás acciones, como eventos u otros, ayudarán a mantener el estado de bienestar, pero no crearlos. Lo importante es cómo, desde nuestro vínculo como colaborador con tu equipo y jefe, aclaramos las tareas, entregamos confianza, reconocemos y alentamos a perseguir nuevos logros.

Así que, después de esta breve lectura, pregúntate: ¿trabajaría 4 días en una empresa que no cuenta con ninguno de estos factores? Es muy probable que tu respuesta sea no.

Para más contenido de wellness, visita a Psiconecta aquí.

Compartir en: