Crocs: cómo vencer a una “fea” reputación

Crocs es, sin duda, una de las marcas más conocidas e identificables en el mundo del calzado. Su presencia abarca desde zapatos cómodos de casa hasta apariciones en la pasarela de modas. Hoy conocerás un poco más sobre las idas y vueltas de esta marca para vencer esa imagen de “zapato feo”.

logo crocs

La historia de Crocs

La marca Crocs fue fundada el año 2002 por Scott Seamans, Lyndon Hanson y George Boedbecker Jr.

Los crocs estaban pensados inicialmente para ser zapatos de navegación. Se hicieron con una resina patentada (PCCR), lo cual los hacía unos zapatos antideslizantes, cómodos, resistentes al agua, higiénicos y duraderos (Diario de Sevilla). El lanzamiento se hizo en la Exposición Internacional de Botes de Fort Lauderdale en el año 2002 con su modelo “Beach”. Ahí, se dieron cuenta de que tenían un buen negocio entre manos, cuando el jefe de bomberos de Fort Lauderdale comenzó a gritar que la multitud reunida alrededor del puesto de Crocs estaba bloqueando los pasillos.

Ese fue el inicio: 1000 pares vendidos en tres días (Fast Company).

Su rápida popularidad no se detuvo ahí. Pronto, personas de otros rubros empezaron a elegir los zapatos Crocs por sus propiedades funcionales: enfermeras, cocineros, etc. La demanda empezó a crecer rápidamente.

El 2006, el presidente Bush los usó en combinación con un par de calcetines, lo cual ocasionó burlas, pero impulsó el éxito de la empresa (440 Industries).

Zapatos Feos

Desde sus inicios, Crocs tuvo la reputación de un zapato feo. La idea inicial era funcional y no de moda, pero con su rápida acogida y fama, este sería un tema de discusión.

Las revistas Maxim y Time calificaron a los crocs como los zapatos como uno de los objetos más feos que jamás se haya visto. Newsweek escribió un ensayo completo contra Crocs que logró polarizar la opinión de sus lectores (440 Industries). Además, la compañía tuvo que enfrentar una dura caída a causa de la recesión económica y sus acciones llegaron a valer alrededor de 1 dólar (Forbes).

Tenían por delante lograr un éxito corporativo con la reputación de ser “el patito feo” del mercado.

Estrategias

Reestructuración Financiera: John Duerden, un experto en reestructuraciones que solía dirigir Reebok, llegó al mando en marzo de 2009 para cerrar fábricas, recortar casi un tercio de la fuerza laboral de la empresa y deshacerse del exceso de inventario (The Washington Post).

Colaboraciones con artistas y marcas: La suerte de Crocs comenzó a cambiar con la llegada de Andrew Rees como presidente el año 2014. Rees volvió a centrar la atención en el estilo emblemático de los Crocs, redujo la flota de tiendas y lanzó las colaboraciones (Forbes).

En cuanto a su imagen de zapatos feos, Crocs empezó a hacer colaboraciones en la industria de la moda con Gvasalia y crearon la colección SS18 de Balenciaga (440 Industries).

Resultados

Todo el mundo quiere un par de los “zapatos feos”. Crocs ha sabido superar las críticas y ha logrado vender más de 720 millones de pares (Bigger than Sports).

Las colaboraciones se han vuelto algo emblemático para la compañía, la cual ha trabajado con más de 60 marcas globales y múltiples celebridades, tales como: Balenciaga, Carrots, Chinatown Market, Liberty London, Palace, Vivienne Tam, Christopher Kane, Takashi Murakami, Justin Bieber, Luke Combs, Jimmy Kimmel, Bad Bunny, Vivienne Tam, Post Malone y muchos más (Forbes).

Además, ha logrado mantenerse bien alcanzando más de 7,000 millones de visualizaciones con el hashtag #Crocs (Bigger than Sports).

Podemos notar su crecimiento y popularidad reflejado en sus ingresos netos anuales desde el año 2014.

ingresos netos crocs
(Ingresos Netos de Crocs 2014 – 2022. Imagen: Statista)

Comentario Final

Si Crocs hubiera tomado el apodo de “zapato feo” y hubiera optado por hacer un rediseño del modelo, no sabríamos dónde estaría hoy.

Conocer dónde estaba su propuesta de valor fue clave desde el inicio. No fue su apariencia, sino su comodidad y funcionalidad, lo que hizo que ganara popularidad rápidamente. Tal vez, fue aún más importante serle fiel a esa propuesta de valor a lo largo de los años.

Esta es la historia de una marca que no necesitó ser aceptada por críticos de moda, sino que creó su propia tendencia y convenció al mundo de ser parte de ella.

Compartir en: