¿Cómo planificar este Nuevo Año sin olvidarte tus metas a las pocas semanas?

Problemática

En Año Nuevo, solemos reflexionar sobre todo lo que vivimos el año que acaba de pasar y nos planteamos nuevos objetivos o metas.

Sin embargo, suele pasar que, a los pocos meses o semanas, terminamos dejándolos de lado.

El problema es que mucha gente empieza desde los proyectos que quieren hacer. Lo que no consideramos al hacer esto es que los proyectos cambian en el tiempo, las oportunidades se presentan de formas que no imaginamos. No podemos adivinar el futuro.

Añadido a esto, nosotros como personas cambiamos con el tiempo. Lo que queremos hoy, no es lo mismo que querrá nuestro yo del mañana.

Photo by Ronnie Overgoor on Unsplash

El año pasado, mi esposa se propuso ser ascendida en su trabajo corporativo y, al final, terminó renunciando para emprender en su propia marca de ropa: Morana. Como ven, en el planteamiento hubo 2 problemas: (1) plantearse la meta basándose en un resultado que no dependía 100% de ella y (2) nadie puede adivinar el futuro.

Por eso, les propongo empezar desde lo que no cambia: la identidad.

¿Cómo saber quién debo ser?

Personalmente, reflexiono alrededor de 2 tipos de momentos en el año que acaba de pasar:

a. Momentos gloriosos

Recuerda los momentos donde sentiste la mayor realización personal.

Enuméralos y pregúntate: ¿Quién fuiste para lograr eso?

Por ejemplo, pude monetizar mi hobbie de escribir sobre negocios a través de una comunidad exclusiva “Hablemos de Negocios” (si aún no te has suscrito puedes hacerlo aquí). Para lograrlo tuve que ser un escritor curioso y desprendido con lo que aprendía.

b. Momentos más retadores

Recuerda los momentos más difíciles que tuviste que superar.

Enuméralos y pregúntate: ¿Cómo puedes enfrentarlos mejor?

Por ejemplo, el 2022, invertí en Tiendada y creí que podía ser parte del equipo fundador pero me di cuenta que no me iba a dar el tiempo para todos los proyectos que estaba avanzando. Lo que más me costó, fue decirles que “no” a las chicas que estaban remando la solución. Al final, me quedé como socio pasivo del negocio con el capital que invertí.

La respuesta a nivel de identidad que me he puesto para el 2023 es que tengo que ser un emprendedor enfocado en lo que ya he construido y decirle que “no” a todo lo que no me acerque a mis metas personales.

three pens on white paper
Photo by Isaac Smith on Unsplash

Te invito a hacer este proceso en un papel y ser muy sincero contigo mismo.

Ahora sí estamos listos para planear.

Proceso de 3 pasos

  1. Ponle nombre a tu año

Desde un punto de vista empresarial, esta viene a ser la estrategia. Esta sirve como un marco donde puedes desplegarte como persona.

Personalmente, lo acompaño con una frase que me sirve como guía y la tengo al alcance siempre como una página favorita en Notion.

Miren qué curioso. El 2022, lo nominé “Un año para construir y compartir”

Y ahora estoy poniéndole un nombre relacionado a consolidar lo construido como pueden ver en la imagen.

  1. Elige 3-5 metas basándote en quién quieres ser

Como saben estudié filosofía y antropología en mi formación para ser sacerdote. Ese tiempo aprendí que el ser humano tiene 2 dinámicas relacionadas al ser que van más profundas que la psicología.

Permanecemos en quiénes somos y podemos desplegar nuestro ser.

Por un lado, para permanecer, necesitamos conocernos a nosotros mismos y aceptarnos. Eso, a nivel psicológico, responde a la necesidad de seguridad.

Por otro lado, podemos “ser más”, crecer, relacionarnos y dejar huella. Desde un nivel psicológico, eso responde a nuestra necesidad de significación.

Aquí les dejo mis metas para el 2023 basadas en quién soy y quién quiero ser más:

Recuerda siempre que tu identidad es el ancla

  1. Construye un sistema de hábitos

Trázate hábitos sencillos, fáciles de medir y orientados a reforzar tu identidad.

Recuerda que la recurrencia es la clave aquí. Cuanto más lo repitas, más refuerzas quién eres.

Te recomiendo leer el libro Hábitos Atómicos de James Clear y Mide lo que importa de John Doer.

Si quieres acceder a la plantilla que uso en Notion para duplicarla en tus resoluciones del año, aquí te dejo el link.

Seguimiento

Ya tienes tu planeamiento, ahora tienes que darle seguimiento.

En mi caso, utilizo mucho esta combinación desde Mayo 2022: Google Calendar + My Good Week para trackear los hábitos. Por ejemplo, en esta imagen puedes ver algunos datos de cómo le doy seguimiento al hábito de hacer deporte 5 veces a la semana.

Me suelo agendar mis hábitos en mi Google calendar y, con MGW, le doy seguimiento a esos hábitos de forma automática para saber si estoy cumpliendo mis metas semana a semana. Te dejo aquí un tutorial para que veas cómo lo hago.

Esto lo acompaño con hacer journaling diariamente y con revisiones semanales.

Conclusión

Para que puedas planear el año de manera exitosa, te aconsejo empezar siempre desde tu identidad y pasar a construir sistemas de hábitos para estar preparado a las oportunidades que se presenten en el año.

Esta es mi forma de planearlo y uso herramientas muy particulares. Te invito a hacer una ingeniería inversa para que conozcas cuál es tu forma más eficiente de hacerlo.

¡Feliz año!

Compartir en: