Gestión de la atención: ¿por qué la necesitas?

Unas semanas atrás hablamos sobre el primer paso para gestionar tu atención.

Hablamos sobre los cuadrantes de la atención y cómo identificarlos puede ayudarte a mejorar tu productividad. El día de hoy vamos a ver, qué problemas te genera el no gestionar tu atención. Además, te dejaré 10 señales con las que podrás saber si necesitas gestionarlas.

gestiona tu atención

Las distracciones se apoderan de tu tiempo

¿Cuánto tiempo pierdes en distracciones?

A menudo pasa en oficinas que una persona tiene una tarea por realizar y recibe distracción tras distracción: te llaman para conversar sobre un tema, alguien se acerca a tu sitio para pedirte información, los correos “urgentes” llegan cada 10 minutos, y sin darte cuenta ha pasado una hora para volver a enfocarte en eso que tenías pendiente. Además, te cuesta unos minutos agarrarle el hilo.

Perdiste un rato importante resolviendo muchas cosas menos la que te propusiste terminar.

Si quieres averiguar cuánto nos cuestan las interrupciones a diario, entra aquí.

La cultura de la improductividad en el trabajo

Otro de los problemas que puede llevarte el no gestionar tu atención está relacionado con no enfocar correctamente tu trabajo. Muchas veces este problema puede estar asociado con el liderazgo de la compañía (Maura Thomas):

  • Estás atado al correo. Muchas personas trabajan bajo la idea de que se les evalúa por la rapidez con la que responden un email, incluso si el correo fue enviado fuera del horario laboral.
  • Evalúas el trabajo según el tiempo que pasas en oficina. Esto sucede cuando el liderazgo de la empresa piensa que la productividad requiere tiempo en oficina. El nivel productivo dependerá de las habilidades de gestión y flujo de trabajo que uno maneje, no de cuánto tiempo más me quedo luego de la hora de salida.
  • Estar “ocupado” es un orgullo. ¿No te ha pasado que te has encontrado a personas en oficina que parecen alardear de lo ocupados que están? Un error podría ser caer en trabajar para apagar incendios, estar corriendo de un lado a otro (estoy seguro de que en oficina has visto a alguien así). No es una buena señal, es una muestra de trabajar en medio del caos.

La falta de gestión de atención puede llevarte a este tipo de errores, y muchas veces, la cultura de tu empresa puede reforzar el trabajo improductivo.

Necesitas gestionar tu atención

Es posible que te hayas sentido identificado con alguno de estos errores. Sin embargo, te voy a dejar una lista de 10 señales que muestran que necesitas gestionar tu atención de una vez que elaboró Maura Thomas, experta en productividad:

  1. Las distracciones controlan tu día
  2. Envías emails fuera del horario laboral
  3. Trabajas durante vacaciones
  4. Haces multitasking como estrategia
  5. Estás disponible 24/7/365 para tu trabajo
  6. Piensas “dormiré cuando pueda”
  7. Crees que te deben dar una medalla por estar ocupado
  8. Tu familia se molesta por tener que estar respondiendo siempre el celular
  9. Trabajas en una oficina abierta
  10. Estás agotado frecuentemente.

Si has llegado hasta aquí y has marcado algunos cuantos checks, o te identificas con los problemas, sin duda, tienes que empezar a gestionar tu atención. Te dejo de nuevo el primer paso, reconocer los cuatro estados de atención que tenemos.

En la siguiente entrega aprenderemos qué hacer para combatir a las distracciones. Nos vemos, no olvides seguirme en redes como @jimmy_hdn.

Compartir en: